Ando leyendo algo maravilloso…

¿Qué cómo sé que estoy delante de un buen libro? Bueno eso es fácil. Quiero decir, quizás me resulte difícil al principio porque siempre comienzo los libros con la misma expectativa de encontrar algo grandioso en cada uno de ellos pero muchos terminan no siendo lo que promete el titulo o muestra la tapa. Sin embargo hay otros que se cosen a mí desde el comienzo del primer párrafo hasta el último punto y final. Y de estos es, amigos míos, de los que yo quiero hablarles.

Estos últimos son de una índole un tanto especial para mí porque cada uno de ellos representa un pequeño ladrillo que construye y sostiene por entero mi alma.

Suele ocurrir que tras el primer capítulo se me vuelve imposible abandonarlos. Y no me refiero solo a la lectura,  se me adhieren al cuerpo y termino perdiendo movilidad en toda una mano por no poder despegarme de él.

Esa joya que creo encontrar, me acompaña en mis tareas cotidianas. Desde un simple trámite al banco hasta a la hora de ir al baño.

¿Cuántos arroces se me habrán pasado por culpa de sus lecturas? ¿A cuántas citas habré llegado tarde por no perderme el final de un capitulo?

En fin, si el libro es realmente bueno, yo termino siendo parte de su vida y esto implica muchas cosas. Por lo primero me vuelco por completo a su temática. Analizo, investigo y abordo el tema propuesto. Se lo cuento a familiares, vecinos y desconocidos que me cruzo por la calle. Lloro, rio y hablo del personaje como si en verdad lo conociese en persona y este fuera de carne y hueso. Hay casos en que a veces lo son y busco contactarme por cualquier medio con él.

Es así que cuando alguien me ve llegar con un libro bajo el brazo puede pensar “Aquí viene este, otra vez con un nuevo cuento que contar” o  “En que andará metido hoy el pibe que parece tener una energía que desborda por los poros de la piel”

Hay quien me la sigue. Como mi primo y algún que otro colgado. Si lo leyeron terminan afirmando con la cabeza y motivándome para llegar a alguna parte aún desconocida para mí. Algunos otros, esos que no leen en su vida pero se divierten escuchándome hablar, piden por favor que siga con mi lectura para que así ellos pueden enterarse de lo que acontece en la historia – de estos los hay pocos pero conozco a uno que me ha llamado a altas horas de la madrugada para preguntarme si al final, el protagonista estaba bien-

Y es así. Totalmente cierto. No me conformo en seguir el clásico orden lineal que marca el índice. Salto a capítulos anteriores por el mero hecho de volver a emocionarme con algo que ya he leído. Para volver a recordar aquello que sentí junto con el protagonista o el autor. Porque en algún punto nos conectamos o ellos fueron la herramienta responsable para ayudarme a conectar con algo mas elevado…

Es la primera actividad que hago al despertarme y la última antes de dormir. A veces devoro capítulos en cuestión de minutos y otras veces leo a velocidad caracol, más cuando las pocas páginas que se agolpan al final de mi mano derecha me dan a entender que ya queda poco para nuestra despedida.

No lo puedo evitar. Soy así. Y así quiero morir. Entre un mar de palabras decoradas en un par de hojas. Porque para quien me pregunte, yo creo haber salido de un cuento y si me dejan profundizar más en el tema, creo en verdad, que la vida misma es un gran libro. Donde está en cada uno decidir si quiere transitar sus días en el género de terror, aventura o amor. Y están de esos otros, los que son un ejemplo a seguir y deciden pertenecer al grupo de joyas que decoran las más modestas pero grandiosas bibliotecas del mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s